Lo que no te contaron de Federico García Lorca

  • Lo que no te contaron de Federico García Lorca
  • Fecha: 11/05/2016

Todos conocemos la versión oficial de la muerte de Federico García Lorca, pero no todo el mundo la acepta como verdadera. En estos años, un grupo de investigadores, periodistas e interesados en el tema han sacado a la luz otra posibilidad y que, aunque ha sido considerada como leyenda urbana, no se debería de perder de vista, por si acaso…

Después de contrastar decenas de testimonios reales, documentos de todo tipo y escuchar ciertos rumores de personas cercanas al poeta, se llegó a pensar que el último día de Lorca no fue tal y como nos habían contado.

Se dice,  que la mañana de su fusilamiento, algún tiro no fue lo suficientemente certero y los disparos no llegaron a acabar con la vida de Federico. Moribundo, consiguió aguantar unas horas más entre los cadáveres que yacían en esa cuneta tras la masacre. Por suerte, un panadero que pasó por allí lo encontró y lo llevo rápidamente al convento de San Bartolomé, donde las monjas lo curaron y acogieron bajo el nombre de Manolo Lorca hasta que falleció unos años después. Sin embargo ya nada volvió a ser igual, su mente sufrió daños irreversibles, lo único que quedó del autor fue su cuerpo; sus ideas y su esencia ya se habían esfumado, seguramente,  a algún lugar donde sí podrían ser libres.

Según esta versión paralela, Federico murió en este convento en 1954. Durante ese periodo, nadie se imaginaba que seguía vivo, ni nadie conocía su paradero, ni si quiera el chico que años atrás lo recogió malherido, hasta que en 1976, viendo una filmación del NODO, se dio cuenta de que a quién había salvado la vida era nada más y nada menos que ilustre escritor Federico García Lorca.