Entrevista a Patricia Ramírez: las claves del éxito

  • Entrevista a Patricia Ramírez: las claves del éxito
  • Fecha: 09/04/2015

 

Hoy toca ponerse el traje de gala para dar la bienvenida a una de las artífices de la gloria de muchos de nuestros grandes deportistas. Hablamos de Patricia Ramírez, psicóloga del deporte y de la salud, y autora de libros como ‘Así lideras, así compites’, entre otros. Ésta célebre zaragozana ha  tenido la gentileza de estar con Granada Delicias y regalarnos unas más que preciadas recomendaciones.

  • El mundo de la alta competición siempre ha sido considerado extremadamente complejo debido a la exigencia a la que son sometidos los deportistas. ¿Cuál debe ser el perfil del profesional que les ayuda en su camino hacia el éxito?

El profesional más adecuado es el que el deportista elija. El deportista necesita trabajar con alguien que le de confianza y con quien tenga empatía y química. El deportista tiene que sentirse a gusto con sus técnicos, sobre todo en el deporte individual en el que suele poder elegir con quien entrena su técnica, su preparación física y su aspecto mental. Ningún técnico puede sustituir a otro. No se trata de ver quién es más importante, sino de ver qué aportamos cada uno de nosotros al rendimiento del deportista.

 

  • Se conoce “entrenamiento invisible” al conjunto de aportaciones complementarias al entrenamiento físico, destacando la nutrición, el descanso, la fisioterapia y la psicología. ¿Qué importancia le das a esta parte de la preparación?

Todas son importantes, no son excluyentes y son necesarias. El rendimiento de un deportista de élite y también de un runner de ciudad depende de la relación entre mente y cuerpo. El deporte, como cualquier otra profesión, cada vez se nutre de los avances, del conocimiento, de la investigación, y todo suma. No soy partidaria de obsesionarse con nada, ni de los extremismos, porque hay muchos que sufren constantes obsesiones con el peso, el sobreentrenamiento, etc. Pero sí hay que estar en equilibrio y aprovecharse de lo que cada una de las disciplinas nos aporta.

Desde mi área, la psicología deportiva, te hago esta pregunta. ¿En qué medida intervienen la actitud, la mentalidad y otras variables como concentración, atención, toma de decisiones, motivación en el rendimiento y el resultado de un jugador? La respuesta para cada deportista puede ser: algo, bastante, muchísimo, totalmente…pero ninguno contestará “nada”. Entonces, si la mente participa, ¿por qué no entrenarla?

  • En esta parte te vamos a pedir que te mojes, Patricia. Responde basándote en tu experiencia profesional…

Un momento deportivo: Los momentos en los que estuve presente: el ascenso en el AVE con el Betis y la medalla de plata en el campeonato del mundo de Paquillo en París.

Un deportista: imposible contestar a esta pregunta. Cuando trabajo con un deportista, me deja huella. Todos, independientemente del trabajo en equipos o el trabajo con deportistas a nivel individual.

Tu mayor logro: la educación de mis hijos. Educarlos en la felicidad. NO puedo hablar de logros deportivos porque no son míos, son de los deportistas. Ellos me piden herramientas para superarse, para potenciar aún más el talento que ya tienen, pero los responsables de poner en práctica lo que les enseño, son ellos. El logro es de ellos.

 

  • Constantemente andamos ideando nuevos propósitos, pero pocas veces les damos forma y los conseguimos llevar a cabo. ¿Cuál es la clave para afianzar esos objetivos y no dejarlos escapar?

Las claves son varias:

-          No perder de vista nunca la pasión, incluso cuando definimos el objetivo.

-          Definirlos en función de lo que depende de nosotros. De nosotros no dependen los resultados, como ganar, pero sí el rendimiento: jugar de una manera determinada para poder ganar.

-          Que los objetivos estén escritos, planificados y calendarizados. La mente olvida fácilmente todo aquello que no se recoge por escrito. El cerebro aumenta el compromiso con lo que escribimos.

-          Echar mano de la fuerza de voluntad. No siempre puedes estar motivado, pero sí puedes siempre esforzarte para seguir trabajando. Nos tenemos que implicar con actividades que son necesarias, de las que nos responsabilicemos, incluso cuando no nos apetezca.

-          Que sean objetivos desafiantes, pero realizables con nuestro esfuerzo y perseverancia.

-          Si es posible, buscar compañeros de viaje que nos motiven y alienten cuando uno tenga ganas de tirar la toalla.

-          No atender a la voz interna que te dice “qué rollo, me da pereza”. Como la escuches, estás perdido.

 

Imagen| Patricia Ramírez

Redacción| Alejandro Torres (@_torres_alex)