Enamorarse ¿Amor o ciencia?

  • Enamorarse ¿Amor o ciencia?
  • Fecha: 14/02/2016

¿Has estado enamorado alguna vez?

Pues… siento decirte que no se trata ni de mariposas en el estómago, ni de cupido ni de cualquier otro ente mágico sacado de cuentos de hadas, se trata pura y llanamente de reacciones químicas.

Así es,  tanto en la atracción más física como en el enamoramiento más profundo, la naturaleza es la que manda. Para que lo entendamos, se podría decir que este sentimiento tan extraño que nos hace vivir en una constante montaña rusa es tan solo una trampa para que la raza humana siga existiendo, o sea para que nosotros, insensatos, sigamos procreando.

El proceso es algo complicado, pero básicamente consiste en que ciertas sustancias que todos tenemos en nuestro cerebro, como la Oxitocina, la serotonina y la dopamina, se disparan cuando conectamos con alguna persona, que por lo que sea, nos haya caído en gracia. Digamos, que cuando el grifo de estas sustancias se abre, nos crean sensaciones muy placenteras a las que nos volvemos adictos, como si fuera un tipo de droga que llevamos dentro.

Por ejemplo, la Oxitocina activa ciertos neurotransmisores que nos hacen sentir atracción y apego por la otra persona, y que curiosamente desprende otra sustancia, llamada Feniletilamina, que es la misma que contiene el chocolate. De ahí que cuando nos dan calabazas este sea nuestro mejor amigo… ¡a falta del churri… bueno es el chocolate!

Y.. ¿Qué pasa con los celos?, pues muy sencillo, cuando consideramos que nosotros o nuestras posesiones estamos en “peligro” esta sustancia desciende, mientras que el cortisol aumenta, lo que nos provoca una sensación de miedo, angustia o ansiedad.

La serotonina otra sustancia clave en esto del amor, es la encargada de despertar ese sentimiento de euforia loca cuando estamos cerca de esa persona. Por cierto, un truco, Cuando pensamos en positivo, es como si engañáramos al cerebro y los niveles de esta sustancia aumentan, ¡pruébalo!

Por no hablar de los nervios e incluso las taquicardias que a muchos les dan cuando están enamorados, casi igualitas a las que le darían si fueran a practicar un deporte de riesgo. Por supuesto, esto también tiene su explicación científica, y es que la combinación de dopamina y Noradrenalina hacen que de forma natural, el cuerpo empiece a segregar una dosis bastante elevada de adrenalina.

Como vemos,  las causas del enamoramiento son en un 90% reacciones químicas, aunque no nos desilusionemos, porque después de toda esta tormenta de sustancias viene la calma; y si después de todo aún seguimos con nuestro chic@ es porque, ahora sí ¡Conseguimos encontrar a nuestra media naranja!